Entradas

A ochocientas cincuenta islas

Estas palabras no pueden detener el tiempo,  Pero quizás formen orillas en mitad del océano.  Islas para descansar durante el trayecto.  Las aguas sucias suben con la marea  Las caracolas roñosas no saben cantar  El eco es solo un medio para hablar solo.  Sola. A ochocientas cincuenta islas de ti.  Te extraño

El amor

El amor siempre acaba tocando en las cuerdas de la razón su melodía barroca.




La campiña

Imagen
Pensaba en la amapola
que crece entre el trigo
y en la línea recta
de un horizonte amarillo.
Tierras de la campiña,
donde jugaba esta niña
hace treinta años.





Pausa

Ha sido breve y bonito.
He sentido mucho:el grito en el papel,la palabracomo un torrente, inundando todo a su paso; y el reflejo de mis emociones en los versos de otra mujer.
Gracias y nos vemos por aquí muy pronto, o en la otra orilla.





------------
Alguien me dijo una vez "Tu problema es que eres demasiado inconstante para estas cosas" me lo dijo cariñosamente, no en tono de reproche, pero en ese momento me sentí profundamente triste. No sé, supongo que desde su punto de vista tenía toda la razón, quién soy yo para contradecir la visión que los demás tienen de mí, a fin de cuentas es algo tan subjetivo y fuera de mi alcance... Aunque visto desde fuera y si tomo la suficiente distancia y perspectiva puedo verme saltar de un sitio a otro, sin echar raíces en ninguno. Lo cierto es que eso es justamente lo que necesito: ser breve, ser espora en el camino y nada más. Porque si me quedo terminaré desapareciendo.
Facundo Cabral decía:
-La vida no te quita cosas, te libera de cosas…

Cabriolas

Imagen
Las marismas del río Palmones en la bahía de Algeciras es un lugar rocambolesco. Por un lado está la belleza del estuario cuando baja la marea; los peces saltan fuera del agua a contracorriente, los barquitos se suceden formando una hilera. No es de extrañar la cantidad de pescadores que llegan de los alrededores con su caña, incluso los niños ya llevan la pesca en su ADN y se acercan al río con su propio sedal, hecho por ellos mismos. Y luego están los petroleros, los buques mercantes, las apabullantes luces del puerto de Algeciras y el peñón de Gibraltar. Y todo en un espacio reducido, tanto que puedes estar bañándote en una pequeña playa y ser testigo de todo el tráfico del Estrecho, incluido el que no parece muy legal.
Palmones es una pequeña pedanía de pescadores, de casitas blancas de una sola planta y de residentes mayoritariamente ancianos. El pueblo mira al mar y bordea el río, pero está escondido tras el polígono de Los Barrios y esa ruidosa planta de reciclaje de acero que…

"Hiper-multi-conectados"

Imagen
Sucede muy pocas veces pero si te alejas demasiado, desconectas. Al principio se debe a la necesidad de descansar del hartazgo de la información a tu alrededor: Fulanita está con menganito ahora mismo en aquel lugar tomando un café frío. Frío porque primero hay que subir las fotos a facebook, instagram, twitter y por último a yelp, para quejarse del café templado. Zetano acaba de comprar unas botas y las enseña al mundo como si de un trofeo se tratase, ni siquiera las ha recibido cuando ya está sondeando públicamente las siguientes compras, pregunta constantemente si nos gusta la previa selección que se curra con unos collages. Él se lo puede permitir. Fulano también es obsesivo, pero tiene una fijación distinta, él es del partido político tal y del equipo de fútbol cual y necesita hacer campaña cada día, como un talibán, llegando a confeccionar un recio ideario, en el que todos sus allegados debemos entrar sí o sí. ¡Ah! Me olvidaba de esa amiga afable que siempre tiene co…

Cartas

En la distancia escribo cartas, que guardo en sobres sin remitente.
La letra menuda sobre el papel, grita -ahogada- mi mala suerte. 






Voy a ocultarme...

Imagen
Voy a ocultarme detrás de esta nostalgia,  velaré por los sueños con un ojo abierto.
Dejo al mundo la obligación de ser feliz,
el único propósito de los durmientes.














Sigue la corriente...

Sigue la corriente, por muy lejos que te lleve será mejor que no moverse, Del torrente, cuídate siempre. En la superficie del bucle, intenta mantenerte.














Mi amigo

Imagen
“Todo está dicho, pero como nadie escucha, es necesario empezar continuamente”. André Gide







Mi amigo habla con dulzura.
El aire circula despacio entre la “i” y la “a” y choca contra mí en una colisión que nadie oye. Mi piel recibe sus letras como las primeras gotas de lluvia en una tierra que ha sido devastada por la sequía.
Bien sabes que no soy creyente y que ya no tengo fe en las palabras; pero cuando mi amigo me llama por mi nombre, todo mi cuerpo se prepara y, contra mi voluntad, establece un templo -uno hercúleo- para su voz.
Es una fe sin precedentes, o quizá solo amor.